miércoles, 15 de mayo de 2013

LA MISA DE LOS 8 DÍAS PARA MI AMADA ANTONIETA. HA TENIDO UN EFECTO REPARADOR PARA NUESTRO ESPÍRITU. GRACIAS.

Misa de 8 días.
La fecha, 15 de Mayo. Un grupo de amigas de mi querida novia eterna Antonieta, nos acaba de demostrar que con la voluntad de amor al prójimo, se pueden lograr milagros. Es fácil suponer cómo queda uno después de perder a un ser querido. Caemos en la depresión más grande y,  horas tras horas, no logramos recuperarnos. Estar en casa y observar en cada objeto algo que te la hace recordar, es motivo para que sientas la impotencia más grande de la vida.

Por todo donde camines está ella. Son más de 55 años que te dejaron surcos profundos y de los cuales no puedes escapar. He leído tanto de tranquilizadores espirituales y de personas que te llaman a la resignación, cuyas voces no te convencen. ¿Seremos débiles espirituales? Hemos logrado salir de otras experiencias similares, pero en este caso se trata de la madre de tus hijos, la abuela de tus nietos y la compañera de toda la vida.

A nuestra amiga Micaela Gallardo Vda. de Baza, debo agradecerle esta nueva experiencia. Nos ha regalado, con su grupo de hermanas espirituales de la Iglesia de Santa María de Jesús en San Felipe, una demostración palpable de FE. No es habitual MISAS de la primera SEMANA. Y encuentras en estas damas amigas, al grupo con el que compartió juventud y años de amistad, dispuesto a elevar tu espíritu. Nada extraordinario. Sólo presencia solidaria. Gracias Vicky Senisse.

La Misa empezó a las 7 de la noche y el Padre Juán Carlos estuvo inspirado y nos dejó las sabias enseñanzas de Cristo. La palabra Santa de la Biblia y la reflexión debida. Nuestro grupo familiar de hijos y nietos. La familia que lo conforma y esa querida vecindad encabezada por Betsy Hernández hecha presente con sinceridad y nobleza, nos hicieron conocer el afecto que tuvo entre ellos mi adorada esposa. Nunca estuvo sola. Todos oraron por ella y con que devoción.

Hemos llegado a casa y a esta hora, ya pasada la medianoche, me atrevo a escribir este agradecimiento. En la Casa de Dios, hemos sentido su protección. Recibimos las condolencias de viejos amigos y ha sido un placer volverlos a ver. Hay una nueva esperanza y no hay que dejarla pasar en vano. Volveremos a reanudar nuestra vida, sin dejar para nada a nuestro amor eterno. ¡Gracias Dios Mío! Un abrazo a toda la gran familia y buenas amistades. Gracias.

2 comentarios:

  1. Es una gran pena la que sentimos , cuando una persona que está tantos años a nuestro lado tiene que partir al viaje eterno ..

    Nos reconforta saber que está en la presencia de nuestro amado Dios ..Muchas veces las palabras, de aliento de los amigos y familiares resultan minimas, para calmar nuesto pesar ..

    Cuando se ama como tú lo haz hecho durante toda tu vida con tu "novia" ... es de imaginar que nos encerremos en los recuerdos y vivencias que juntos se compartieron ...

    Volver a lo que es tu pasión ...escribir y entregarte de lleno a tus creaciones literarias y musicales te ayudará mucho a superar estos momentos dificiles ...Estoy seguro que tu esposa aprobará desde el cielo, esta decisión de reintegrarte al mundo de la creatividad y las reseñas, que nos tienes acostumbrado a compartir con tus seguidores ..Un abrazo José Carlos y mucha fuerza ..!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias mil veces, Fernando.
    Luego de pasados diez días de tu precioso comentario, porque no había ingresado a este blog, agradezco tu nobleza. Vamos superando nuestra tragedia, la que sólo nosotros sentimos. Caras vemos, pero no corazones.

    Hay alguien que, no se cómo, "disimula" sus penas y ha sembrado en su familia la teoría de "No lágrimas". No puedo hacerlo yo. Tampoco me agrada contener mi llanto. Se aquieta el espíritu y gracias a Dios estaremos nuevamente aptos para volver a la realidad.

    Por ahora, sigo al lado de mi novia y no me agradaría llegar a la exageración por el simple lucimiento de escribir. Lo que hago, es desfogar un poco el torrente de mis penas.

    Gracias Fernando.

    ResponderEliminar